¿Qué es la pedagogía waldorf?

¿Qué es la pedagogía waldorf?

Su origen

La educación Waldorf tuvo su origen en el año 1919, a través de las investigaciones del pensador y científico austríaco Rudolf Steiner.
Steiner, fue fundador de la antroposofía, la cual se desarrolla en múltiples áreas. En el área educativa, la antroposofía se conoce como pedagogía waldorf.

Esta pedagogía considera al hombre como un ser tripartito, es decir, un ser que está dotado de cuerpo, alma y espíritu. Por lo tanto, a la hora de enseñar, transmitir conocimiento y acompañar un proceso del niño, se tiene en cuenta estos tres aspectos del ser humano.

 

Los Septenios

Para acompañar el desarrollo de estos tres cuerpos, uno de los pilares centrales de la Pedagogía Waldorf, es el estudio y comprensión de las etapas evolutivas del niño, llamadas “septenios”.
Los septenios son ciclos de siete años, durante los cuales se presentan y desarrollan determinadas características, necesidades y capacidades.
Durante la etapa escolar, para que los niños y jóvenes crezcan fortalecidos y plenos, será fundamental acompañar y respetar los tres primeros septenios.

Quien vela por el correcto desarrollo del primer septenio (de 0 a 7 años), es el jardín de infantes waldorf. A través de las actividades prácticas y el juego libre, se acompaña al niño del primer septenio hacia una saludable maduración y desarrollo de su motricidad, su mundo emocional y social.
En estos primeros años, se preserva a los niños de una intelectualización prematura.
Para conocer más sobre el trabajo del jardín y el primer septenio, ingresa aquí.

La primaria waldorf es quien acompaña el correcto desarrollo del segundo septenio (de 7 a 14 años). Esta se centra en el desarrollo de la expresión artística y las capacidades sociales.
Hay un acompañamiento y mirada sobre cada niño en su proceso individual.
El objetivo pedagógico de esta etapa, no está orientado únicamente en el contenido y la formación intelectual, sino también en crear las condiciones necesarias para colaborar con el fortalecimiento de la voluntad y de las emociones del niño.
Para conocer cómo trabaja una escuela primaria Waldorf y cuáles son sus pilares fundamentales, ingresa aquí.

La educación secundaria es la que abarca todo el tercer septenio (de 14 a 21 años). Uno de los principales objetivos de esta etapa, es ayudar al adolescente a desarrollar un sano juicio o pensamiento crítico, a afrontar y desenvolver su emocionalidad, y a ejercitar, gradualmente, su responsabilidad social como individuo.
A lo largo de toda esta etapa, los jóvenes toman cada vez más la responsabilidad de su aprendizaje.
Además del trabajo individual, los alumnos trabajan en equipo, y juntos resuelven las dificultades que surgen. De este modo desarrollan el juicio propio, su voluntad y el equilibrio anímico que les permite moverse en el ámbito social.

 

La necesidad de la Pedagogia Waldorf en la epoca actual

En esta época sabemos que la infancia debe ser protegida, cuidaba, conservada más que nunca.
El desconocimiento de los procesos internos del niño y de sus reales necesidades, lo que está generando gran daño a la infancia y adolescencia de hoy.
Hoy nos estamos encontrando ante niños y jóvenes que no confían, que no detectan figura de autoridad, que “no hacen caso”, que no muestran iniciativa; son inmanejables, están insatisfechos, muestran desgano y apatía.

Ante este panorama, más que nunca hay que buscar nuevos enfoques educativos. Una pedagogía que pueda ayudar en las reales necesidades de niños y familias; que pueda acompañar sus procesos de crecimiento y fortalecimiento.

Aquí la pedagogía waldorf tiene un rol fundamental. Su finalidad es justamente conservar y potenciar el desarrollo de cada individualidad, facilitando el despliegue de las capacidades y habilidades propias que cada ser ha traído.

Su objetivo principal es desarrollar individuos libres, moralmente responsables, emocionalmente maduros y flexibles; socialmente activos e integrados. Tal como lo dijo su creador, Rudolf Steiner: “El mayor objetivo es formar seres humanos libres, aptos para establecer, por sí mismos, metas y direcciones para sus vidas”.

Sin comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *